UA-90567886-1

jueves, 21 de julio de 2016

El cheque escolar

Adaptar la capacidad formativa de los profesores a las necesidades reales de los centros de enseñanza puede tener una salida más que exitosa, rápida y económica con la aplicación del cheque escolar.
Este cheque sería emitido por la propia administración educativa y repartido entre aquellos profesores que quieren acceder libremente a una carrera formativa que sea un nuevo referente, respecto de lo que en la actualidad existe y que está dirigido en condición exclusiva por parte de órganos que dependen directamente del ámbito administrativo.
La complementariedad a este servicio formativo de las administraciones puede resolver muchas necesidades que pueden ser detectadas en primera persona por el docente, que no necesita de esta manera esperar a que la formación necesaria sea ofrecida de forma oficial por la institución o centro donde ejerce docencia.


Pensar también que en los centros se establecen hoy en día una gama creciente de proyectos educativos que pudiendo ser muy positivos, suelen venir marcados por una única visión de la forma de proceder, reglamentar y objetivar que delimita la aplicación de ideas desde diferentes vertientes que podrían confluir en la puerta abierta que ofrece el cheque escolar.

Es de suponer que siempre habrá barreras burocrático administrativas para conseguir homologar la cantidad de formación procedente de otros cauces formativos, si bien, podrá abrirse a un proceso de mayor competencia entre programas, de mayor aplicación de aportaciones mucho más abiertas que las que surgen de programas formativos que están dirigidos como planes centralizados y centralizadores de pensamiento e ideas, en gran medida. 
Con esta apertura, a demás de resultar un coste más bajo para la administración, se podría superar la territorialidad, la oferta formativa aumentaría y lo mismo sucedería inevitablemente con la forma de trasladar los resultados internamente, ya sea a través de proyectos o de pequeños programas que pueden ser mucho más dinámicos y menos sujetos a burocratización.

El cheque es, en definitiva, una gran solución, en el contexto escolar, su inicio con la figura del profesor es determinante, para poder corresponder en un futuro, con un mayor margen de aplicación y materialización que llegue a fortalecer la visión formativa y englobadora del estudiante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario