UA-90567886-1

sábado, 25 de junio de 2016

La tablet y el estudio

El dinamismo al que están expuestos hoy en día los niños en sus procesos de aprendizaje tiene su resultante en un instrumento que, según algunos estudios, resulta pernicioso por la imagen de su manejo voluble y excesivamente tecnológico: la tablet.

Los niños desde el comienzo de sus vidas necesitan asumir procesos que por regla general, especialmente al comienzo, suelen ser algo lentos marcados por muchas repeticiones mecánicas de una misma tarea que les llevan a mejorar sus procesos y destrezas.

Con el paso del tiempo van incorporando aprendizajes muchos más complejos, como son el manejo del vocabulario, la expresión de sentimientos, así como su ideario que se va volviendo más dinámico y elaborado con el tiempo.

Cuando los niños a edades tempranas comienzan a usar aparatos tan complejos como son la tablet pueden verse expuestos al necesitar un proceso de aprendizaje más lento, al menos con ciertos pasos intermedios, que vayan dando coherencia a aplicaciones mucho mas complejas con el paso del tiempo.
Esto se puede considerar así hasta la edad, más o menos de los siete a los diez años, pues antes su cerebro se puede considerar más necesitado de aprendizajes mecánicos y mas de índole práctico que abstracto.
La tablet a edades tan tempranas, antes de los siete años, les puede llevar a dejarse llevar más por las imágenes, los colores que por las reales aplicaciones que nacen de su uso, por lo que la utilidad final, ademas de ser innecesaria para favorecer un aprendizaje a la altura de sus necesidades de reales, es ademas un instrumento bastante inútil e infrautilizado si consideramos su potencial real.
A partir de los siete, y mejor los diez años, las tablets pueden ser incorporadas, siempre respetando que, además de ser una especie de juguete que permite aplicaciones divertidas, es un instrumento educativo con enormes posibilidades.
Es en este sentido prioritario que los padres y madres sepan dirigir su uso, pues también se podría dar el caso que las experimentaciones de sus inmensas posibilidades, les lleve a aprender video juegos o acceder a informaciones que puedan ser, ya por violencia o cualquier otro aspecto, nocivas para sí mismos y la configuración de sus valores y estima.

La incorporación diaria también es algo que esta sujeto a medidas, tiempo y reglas, pues la excesiva frecuencia puede eliminar la satisfacción de que el momento de tablet pueda ser un momento preciado, con las dosis evidentemente adecuada y ajustada por los padres tal y como estimen conveniente, por regla general no más de media hora a tres cuartos de hora.

Además de que la tablet pueda ser un instrumento muy útil ,con aplicaciones culturales muy completas, es además un instrumento de valiosísimo alcance al permitir navegar por un mar de conocimientos, imágenes, que bien enfocadas, pueden ser una puerta abierta a un inmenso mundo de posibilidades y estímulos positivos de poderosa aplicación directa en el entorno del niño.

Hay colegios donde ya se aplica la enseñanza a través de tablets, los organismos públicos todavía no han tenido sin embargo, a fecha de hoy, en total consideración las posibilidades didácticas que se deducen de un uso adecuado en el momento adecuado, pero sin duda, puede volverse y probablemente será un libro tecnológico con infinidad de utilidades didácticas en un futuro cada vez más próximo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario