UA-90567886-1

domingo, 12 de junio de 2016

1984-2016

Hay novelas que renuevan ideas que no se extinguen con el paso del tiempo y que están marcando la actualidad en una variedad de ámbitos de la vida colectiva. Esto sucede a partir del pánico de la sociedad que desvirtúa los efectos angustiantes de una crisis que cada vez está quedando más en el pasado, efectos que se siguen utilizando en la actualidad, lo que legitima a algunas mentes, en actitud de cobardía y ejercicio de beligerancia, a actuar para ir en contra de la libertad y apertura social.

No hay que olvidar que, después de una época de decrecimiento o caos económico a lo largo de diferentes periodos históricos, se han producido numerosos ejemplos del resurgir de pensamientos que con proclamas alimentadas a través del miedo y de la uniformidad de un pensamiento obtuso, degeneraron en el incumplimiento del objetivo vital de las personas. 

La salvaguarda de los principios constitucionales, la libertad de opinión y fluir de ideas, la satisfacción del individuo por sentirse en pleno dominio de libertades canalizadas en diferentes esferas de la vida personal, todas se extinguen a la luz de un nuevo comienzo cargado de hostilidad y malas artes con las que se pretende renovar la sociedad.

Las ideologías extremas, las personas que ascienden a partir de teorías degradantes de mentes que practican poca coherencia, se ven correspondidas por el miedo de los ciudadanos que piensan que es necesario dejarse llevar por quienes se atribuyen a sí mismos la capacidad para salvar cualquier causa de su hundimiento.

El contexto de adversidad con el que se crecen, la forma de deteriorar los ambientes, los alicientes compartidos por gente que se cree que sirven a una causa superior, han marcado en muchos momentos de la historia verdaderos periodos que han incrementado el miedo y la ausencia de libertades.
Sirva todo lo dicho de ejemplo para evitar que determinadas prácticas en ascenso degeneren y creen contextos de incerteza que imposibiliten el encontrar fórmulas abiertas que alimenten las libertades y apertura de un pensamiento, que lejos de cargarse y alimentarse con hostilidades, se abra a una fase incipiente de progreso económico y confianza en las personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario