UA-90567886-1

martes, 31 de mayo de 2016

Protocolo rip

Hay una visión programática de la realidad, que extingue el verdadero proceder de quien se siente ofendido al confirmar que el sector educativo está siendo alimentado de prácticas disconformes con la libertad de cátedra.
El dominio de una ideología creciente y exclusiva de pensamiento único elimina todo atisbo por el que se considere que el profesor está en derecho de manifestar su libre opinión, pues el escaso reconocimiento de la insubordinación ante la enseñanza uniforme, va en directo detrimento de esa libertad de cátedra que viene reconocida constitucionalmente.

¡Qué forma de intervenir! edulcorando la realidad para seducir una más que aparente imagen de falta de aprecio por la enseñanza que defienden mentes capaces y que a la luz de estos procesos delirantes se sientes desbordadas.
¡Qué intransigencia creciente! la de plasmar aspectos emocionales en la forma en que la tarea docente ha de renunciar a sus propios enfoques, dejándose llevar por un ilusorio predominante que va en contra del sentir propio e individual de las personas
¡Qué fervor! por proclamar que la enseñanza universal ha de ser denostada, eliminada, pues está desaconsejada ante la tarea de conformar mentes aptas, que además de arbitrarias van en contra de la libertad del individuo, que se ve convencido de que hay una única forma de sentir, una única forma de vivir y una única forma de dejarse arrastrar por falsos argumentos de escaso valor moral.

Resulta incomprensible que haya mermado tanto la confianza en una labor docente respetada, que hoy en día es asumida como falsa por parte de mentes que, en su delirio de superioridad, rechazan la variedad y optan por una uniformidad que satura la creatividad y desborda de forma preocupante que la capacidad, con sus diferentes manifestaciones, es la auténtica vía de realización individual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario