UA-90567886-1

viernes, 8 de abril de 2016

¿Existen las lenguas minoritarias?

El apropiamiento indebido de la variedad de las lenguas es marca exclusiva y referencia de los partidos políticos que han dado un exceso de protagonismo a algo que, una vez promovido, es una carga para la sociedad de difícil reconversión.

Asimilar las lenguas a un organismo vivo es parte del enfoque que defiende que hay lenguas minoritarias y mayoritarias, lo que acaba por establecer una relación de rivalidad entre aspectos culturales. La relevancia de la protección de una lengua frente a otras, es algo atribuible a las identidades personales, en el sentido de que se reconoce existencia vital a algo que obviamente no lo tiene.

El aspecto lingüístico tiene consigo una valoración de más aspectos culturales con los que las personas inevitablemente nos reflejamos. Es cierto que hay sectores intolerantes en ambas direcciones, lo que desanima un aprendizaje libre,  exento de voluntades, que se sienten ofendidas al poseer de forma indebida el patrimonio sobre una lengua concreta.

El objetivo de las lenguas es servir al acto comunicativo, algo que nunca debería resultar ofensivo, pues la multiculturalidad y la coexistencia de lenguas sin prejuicios ni actos ofensivos, es lo que reconcilia al individuo, que se ciñe a las ideas sin malinterpretar la codificación en que éstas se proyectan.

Hay países con una variedad lingüística muy grande, como Suiza, que tienen un tratamiento de las mismas abierto, sin connotaciones que hagan a unas lenguas verse disminuidas frente a otras, sin vencedores ni vencidos, sino con una visión conjunta y armonizadora por la que cada lengua tiene el protagonismo de quien la usa, sin verse ninguna de ellas sometida a artificios que las releguen en situación de exclusividad cultural de nadie.

La variación y variedad de lenguas es la música perfecta, la armonía de unos sonidos que completan la percepción y sintonía que permite liberar ideas, tanto más valiosas, en la medida en que la riqueza de matices las alimente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario