UA-90567886-1

domingo, 13 de marzo de 2016

La enseñanza libre y activa

Fortalecer la libertad de acción en el campo educativo tiene hoy en día un reto determinante y decisivo. Con la publicación del Pacte per les Illes, se reconoce de forma clara el protagonismo de la comunidad educativa en el proceso de toma de decisiones, la visión de conjunto de lo que aportaría el tercer sector en una configuración de la realidad social de una forma en que el ámbito educativo tome en consideración todas las variables que ya por otra parte han contado desde hace tiempo con protagonismo en el sector. La novedad del pacto educativo se centra en la compilación de una visión programática de la realidad educativa y social, dando relevancia comunitaria a sectores que, abarcando ya una mayoría, buscan un consenso e implicación en el ámbito de la enseñanza, algo que llevado al extremo podría poner en peligro una visión más tolerante e individual de la realidad.
La libertad de los procesos de enseñanza en el sector educativo es algo que actualmente está en peligro y sometido a tela de juicio, pues la apertura a la autonomía lleva a una búsqueda de consenso de sectores educativos que defienden sus propios intereses bajo la estela de una apariencia democrática, encubriendo intereses que restan el verdadero aporte al sector educativo de la libertad de acción.
La autonomía de los centros adolece de transparencia informativa, son pocos los centros que dan a conocer sus partidas presupuestarias, pocos los que promueven la libertad de iniciativa y acción de sus profesores, ninguno los que potencian la activación del capital humano. Esto es preocupante, pues la autonomía es entendida de forma en que la variedad de ideologías es cuestionada, debilitada, extinguida, fruto del acaparamiento de un sector que demuestra el control soberano de quien controla y somete a los profesores a una visión en apariencia democrática que contraviene y pone en peligro a la libertad de acción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario