UA-90567886-1

viernes, 18 de marzo de 2016

El docente y los vaivenes políticos

El enfrentamiento de sectores en el ámbito educativo ha sido siempre una manifestación de las diferentes vertientes ideológicas que a marchas forzadas incluyen cambios que afectan al sector docente de una forma significativa.
La visión de conjunto de la realidad está deteriorada por la visión de dominio de fuerzas ideológicas que pretenden un consenso educativo que haga frente al cambio normativo que desajusta los objetivos del sector.
La enseñanza necesita flexibilidad creativa, algo que hoy en día es preocupante, ya que las exigencias del entorno ideológico incluyen cambios que deterioran la realidad que vive el docente.
El profesor, como agente social, necesita un protagonismo exento de vaivenes políticos. Las iniciativas que nacieron en su momento, se han derivado hacia visiones antagónicas ideológicas que hacen que pierda fuerza la aportación inicial. La reforma del sector educativo necesita recuperar la fuerza inicial, la búsqueda de un consenso que limite las expectativas políticas de quienes suscriben pactos que causan rechazo entre gran parte del profesorado.
El discurso que necesita la enseñanza es el de liberar los obstáculos que incorporan las  cargas ideológicas, insistir en la búsqueda de nuevos procedimientos internos, las sugerencias internas necesitan ser reforzadas.
La falta de implicación directa del profesor determina que el sector se encuentre sumido en los vaivenes que le producen las cargas ideológicas, que pretenden implementar medidas sin contar con la realidad docente y  la  búsqueda de sus propios objetivos.
El docente necesita implicarse más allá del ámbito educativo, es parte de su responsabilidad la de hacer aportaciones que se proyecten en otros campos y cojan fuerza sin menoscabo de que salir de su ámbito, le supone algo para lo que a veces no se siente motivado. La profesionalidad y ética le lleva muchas veces a verse a sí mismo como un profesional carente de protagonismo en otras esferas ya que, hasta ahora, abordar conocimientos y metodologías siempre ha sido parte de su vocación, algo que supone también una limitación a la hora de proyectar medidas que sobrepasan las aulas.
Las plataformas de profesores son puntos de encuentro que necesitan aportar medidas que reflejen la realidad docente; su capacidad negociadora es a veces poco relevante al introducir visiones ideológicas que perjudican su cometido inicial.
La enseñanza es de forma habitual cuestionada, debilitada, acaparando en muchos casos el protagonismo de quienes por intrusismo en su cometido reflejan su ambición y objetivos que están sometidos a otros fines que pertenecen al terreno ideológico.
El tercer sector al que hace referencia el Pacte per les Illes da pie a la entrada de asociaciones respetadas con carácter de voluntariedad, si bien, también es puerta de acceso al asociacionismo más extenso por el que de forma deliberada se da acceso a las corrientes ideológicas que quieren tener influencia en la enseñanza.
La visión social de las asociaciones y empresas alternativas es valiosa, pero no debería ser una vía para encubrir que hay otro tipo de sectores que quieren incluir una visión propia y dominante que podría repercutir de forma significativa y sin precedentes.
El fortalecimiento interno de los centros es hoy en día determinante, pues es la docencia un sector con frecuencia avasallado, que cumple con objetivos, pero que está fuertemente sometido a vaivenes que tienen un efecto desmoralizante y  que coarta su posible aportación creativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario