UA-90567886-1

lunes, 28 de marzo de 2016

Cifras y letras

La gestión económica actual de los centros es una ciencia abstracta inundada de una tarea desinformativa importante.

La aportación de datos de gestión económica es lo suficientemente relevante como para que las directivas se impliquen en una transparencia informativa que ayude al profesor y al ciudadano, a salir del mar de dudas en relación a aspectos de índole económico.

Los datos que maneja el Anuario de la educación de este año, reflejan de forma clara que hay una dotación económica de 5.500 euros por alumno. Hay profesores que pueden llegar a tener hasta 140 alumnos diarios, suponiendo que ese profesor ocupase un 10% del tiempo de escolarización de esos alumnos, esto supondría, restando los 40.000 euros brutos de sueldo anual, unos 34.000 euros de margen de que dispone la administración y el centro educativo para su gestión.

Poniendo un ejemplo: en un instituto de aproximadamente 1000 alumnos y 95 profesores, eso supone un presupuesto anual que puede rondar los 5 millones de euros, una cantidad que sin perjuicio de que sea menor debido a la amortización de las instalaciones, supone un margen de gestión significativo.

La proporción de alumnos por profesor es parte decisiva de la calidad en la enseñanza, los ratios a partir de los datos del Anuario son de unos 12 alumnos por docente, algo que es sorprendente y que necesita ser interpretado, pues no hay en la isla ningún centro donde se cumplan estas cifras, al menos a simple vista. La media de un profesor ronda los 120 alumnos, es algo muy desviado de la cifra inicial, lo que además se complica cuando, a pesar de la investigación informativa, no se conocen datos de relevancia que expliquen algo tan extraordinario.

Hay determinadas materias que por razones obvias tienen pocos estudiantes, ya sea el latín, el griego, el alemán, incluyendo otros idiomas, debido a diversidad de razones.

La desviación de la proporción alumnos-profesor necesita de una labor informativa que solo puede ser contemplada  a la luz de la transparencia presupuestaria de cada centro educativo, donde se de información del ratio del profesor de cada centro, su coste y la asignación presupuestaria procedente de Conselleria.

La transparencia educativa necesita de una transparencia económico-financiera, es algo coherente con los tiempos que vivimos, más si se ha echado siempre la culpa del desprestigio a los recortes en el sector educativo. Es necesario dar una respuesta de la utilidad y visión de la gestión correcta de unos caudales públicos tan significativos y decisivos para el conjunto de la Comunidad educativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario