UA-90567886-1

domingo, 21 de febrero de 2016

Los recortes en la enseñanza

La perspectiva económica de la época de crisis llevó a la situación extraordinaria y necesaria de tener que reducir el déficit que había alcanzado durante la época socialista las cuotas más altas de la historia; la necesidad de recursos, la voluntad de frenar el despilfarro y la necesidad de cubrir las necesidades reales fue el cometido diario de quien como parte del gobierno se implicó de forma decisiva y voluntariosa en recupera la senda del crecimiento económico que regenerara la situación económica. La implementación de medidas extraordinarias llevó a  que sectores de la población se sintieran impactados y afectados por medidas que veían de forma negativa, olvidando el entusiasmo de quien elaboraba una política de ajustes con la que acabar con el derroche y los gastos accesorios que inundaban las arcas de facturas y órdenes de pago. La tergiversación a la que dio lugar la aplicación de las medidas extraordinarias ha sido vista como una excusa intolerable para implementar medidas que desde algunas directivas desvirtúan lo que era una necesidad económica del momento, sugiriendo aplicar medidas que lejos de aumentar la simpatía del profesorado por la situación, aumentaba su tergiversación y falta de complicidad.
Falta de suministros de agua, luz, calefacción, todo esto se ha boicoteado desde algunas directivas que lejos de verse acobardadas sentían que era necesario inflingir en el profesorado la sensación de fracaso de las medidas implementadas por el gobierno. Voluntad de tergiversar que las consellerias procedían al pago puntual de las facturas, que corroboraban presenciándose en los centros para cerciorarse de las necesidades reales...todo lo que se ponía al alcance para evitar que la situación de negatividad que había en el ambiente influyera de forma evidente en la conducta de los profesores que se negaban a colaborar y se sentían acosados por el impacto de las medidas que eran conocidas como recortes presupuestarios.
Aducir que las ratios de alumnos y horarias también se tergiversaron cuando fueron gestionadas por algunas directivas, en el sentido de que la distribución de cargas horarias falsas, que han sido ocultadas negaban la evidencia de que las ratios no se cumplían debido al diseño interno de las plantillas y a la más que evidente desigual distribución horaria y de grupos consentida por las directivas. Nefasto horror que perdura aún hoy en día y que lleva a una mala coordinación interna, donde se muestra de forma injusta y desmedida que la carga horaria se reparte en la medida en que la simpatía inunda la sonrisa de las directivas que iluminan con bondades su gestión pero que malversan el dolor de los muchos que contribuyeron con su trabajo a implementar medidas que siendo extraordinarias fueron asumidas con sacrificio, visión de futuro y espíritu de colectivismo al amparo y necesidad de una situación económica real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario