UA-90567886-1

viernes, 26 de febrero de 2016

La proyección de mis alumnos de segundo de bachillerato


La elección de la futura línea de estudios, carrera universitaria ó ciclo es un momento delicado y decisivo para el alumnado, en muchos casos es algo que ya tienen claro, a pesar de su edad y experiencia laboral ó en un área, tienen capacidad para hacer averiguaciones sensatas que les facilitan seguir una línea y sentir que la pueden corroborar más adelante.
El estudio posterior a segundo de bachillerato inaugura una etapa nueva donde el crecimiento personal y el próximo acercamiento a una carrera profesional empieza a tomar forma. Mis alumnos de este año me han manifestado ayer su claro interés por una entrada donde se pueda orientar ó aclarar algunas de sus preocupaciones. A veces ven que solo se les encamina a elegir unos estudios en un área ó disciplina que les parece interesante pero que es fruto de la preocupación por una salida laboral futura más que una llamada interior. En otros casos se incide en exceso en el lugar ó centro universitario de estudios, sus instalaciones, la imagen de grupo social de pertenencia, algo que requiere de una situación económico financiera familiar en muchos casos inasumible.
El avanzar y acertar es algo que los profesores podemos en cierta medida sugerir, pues ellos manifiestan voluntad en sus averiguaciones donde el profesor puede ser una fuente informativa fiable. El recomendar una línea u otra es una proyección de aptitudes personales más que de índole académico, la vocación es un reflejo de la percepción de lo que ellos consideran importante, su intuición y capacidad reflexiva. Hay casos de alumnos muy intelectuales que estudian ciencias teóricas que les darán una visión muy completa de la realidad, pero también les preocupa que a partir de ahí puedan aportar algo diferente en la realidad tangible. La mente de los alumnos esta capacitada, sus averiguaciones y discernimiento oculta muchas veces la necesidad de descubrir talentos que bien podrían ser sacados a la superficie sin incidir tanto en las apreciaciones superficiales del lugar donde cursar estudios, pues la capacidad que ellos tienen se reflejará antes ó después sin necesidad de proyectar un lugar físico más ó menos adecuado por sus instalaciones y proyección comercial.
Hay una parte muy significativa de mis alumnos que quieren seguir los estudios de Economía, eso es algo que me llena de alegría, pues se deduce que hay parte de lo que en dos años les han llegado de forma significativa y productiva.
Hace un año que infructuosamente propuse la visita de una persona que conoce muy bien la carrera, profesor universitario de marcado reconocimiento tanto en el ámbito político como el universitario, una persona adecuada al transmitir con belleza y entusiasmo un estudio organizado con valoraciones subjetivas extraordinarias y precisas aptas para que el alumnado sienta seguridad a la hora de dar el paso a un estudio avanzado. 
Esta persona, José Ignacio Aguiló Fuster, es para mi por su actitud, conocimiento y proyección a todos los niveles la más adecuada para transmitir lo que necesitan los alumnos en este momento de su vida y continuidad académica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario