UA-90567886-1

sábado, 20 de febrero de 2016

La burocracia y el poder de "nadie" Parte (I)



El incumplimiento de un sector minoritario del profesorado, en torno al 10%, ha dado al traste con muchas iniciativas que se reflejaban en un contexto de libertad con anterioridad a la crisis. Los recortes dieron pie a la instauración de medidas extraordinarias que subordinaron y arrastraron a los profesores a verse constantemente cuestionados y obligados a ofrecer unos resultados académicos que han abocado al fracaso el talento y el placer por enseñar sin sentir que el resultado es lo que pondera la entrega del profesorado y la disponibilidad de aprender por parte de los alumnos. Las estadísticas, los informes, todo esto son instrumentos que han abocado al fracaso del sector de la educación que ha mermado sus confianza y aprecio  por una enseñanza más activa y de altura educativa.
El aparato administrativo es utilizado para que determinadas excelencias culminen la tarea de acosar con desprecio y juicios valorativos excéntricos al profesor, que lejos de mostrar su firmeza,  criterio y parecer, se ve marcado exteriormente para alcanzar de forma irresponsable e irrespetuosa unos resultados fingidos pues en caso contrario trasladará sus objetivos a unas estadísticas utilizadas para desprestigiar su labor.
Contribución, fracaso y exageración de unas estadísticas distorsionadas, elaboradas por quien con frecuencia subordina a sus compañeros sin valorar que hay otros procedimientos más exactos y concretos que no disminuyen la visión libre de una enseñanza activa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario